¿Qué pasó con el otro?


Anteriormente habíamos tratado el tema de la madurez sexual de nuestros cachorros, ahora hablaremos sobre una de las condiciones que pueden padecer nuestros queridos amigos.


Criptorquidismo y Monorquidismo. El primero es una anomalía en la cual ninguno de los testículos ha descendido del cuerpo del perro para entrar en el escroto. Los animales que la padecen son estériles, no pueden reproducirse ya que los testículos se encuentran atrofiados en la cavidad abdominal o en el canal inguinal. A diferencia del primero, en el monorquidismo un testículo ha logrado descender, estos animales pueden aparearse y reproducirse, pero algunos aseguran que algunas de sus crías pueden heredar la anomalía.



Son las alteraciones más frecuentes del desarrollo sexual del macho, un aproximadamente del 15%, siendo ciertas razas de perros más predispuestas: bóxer, schnauzer miniatura, teckel, maltés, french poodle, pequinés y yorkshire terrier.


Consecuencias: Los testículos que se han quedado a la mitad del camino (cavidad abdominal o canal inguinal), tienden a desarrollar tumores. Siendo más evidentes cuando se encuentras en el canal inguinal.


Prevención: una vez detectado el problema, debemos evitar que el macho se reproduzca.


Orquiectomía

Tratamiento: lo que se recomienda es la orquiectomía bilateral (extirpación de los testículos). Además de la esterilización del macho para evitar la reproducción, evitaríamos el desarrollo de tumores testiculares en un futuro.

Featured Posts