¡¡¡SANTOS HUESITOS QUE DELICIA!!!



Como ya les habíamos platicado anteriormente, en los últimos años se ha retomado la alimentación cruda como parte del menú en la alimentación de nuestras queridas mascotas.


BARF por sus siglas en inglés (o ACBA por sus siglas en español) significa Biologically Appropriate Raw Food (Alimentos Crudos Biologicamente Apropiados). La dieta BARF para perros consiste en alimentarlos con productos naturales que ellos comerían si pudieran elegir como frutas, verduras y carne, solo que aquí te da la opción de picarlos, molerlos y/o cocerlos un poco si así lo prefieres, agregándole un delicioso hueso carnoso y crudo. Igual puedes informarte si en tu ciudad ya hay alguien que tenga a la venta el platillo preparado y listo para servir a tu perro.


La proporción de los alimentos se recomienda que sea de la siguiente manera:


60% carne y hueso

20% vísceras y pescado

10%frutas y verduras

10% carbohidratos (avena integral, pan y pasta).



Todo se calcula dependiendo la actividad que tenga el perro, etapa de desarrollo, al igual que su estado de salud, en general los canes deben consumir del 3% al 5% de su peso en adultos y del 11 al 15% en cachorros.


La carne puede ser de res, cerdo, cordero y pescado (p.ej., salmón, sardina, etc.) se puede cocer un poco o asarla a la plancha. No olvides incluir vísceras sobre todo hígado de pollo o res.

Se recomienda que en la dieta barf las frutas y verduras sean lavadas, desinfectadas, deshuesadas y ligeramente cocidas, para que nuestro can tenga una fácil digestión de éstas, recordemos que de manera natural ellos no iban al árbol a comer sus frutos, ellos comían variedad de frutos, verduras y semillas que estaban en el estómago de sus presas, así que ya llevaban un proceso de “fermentación” antes de ser consumidos por ellos. Deben ser ofrecidas en el platillo con moderación y cuidado, para evitar alguna intoxicación o mala digestión.

Frutas que pueden comer: manzana, durazno, pera, plátano, piña, papaya, mango, nísperos, coco, melón sandía, arándanos azules y frambuesas.


Verduras que puedes incluir en la dieta: tomate o jitomate, zanahoria, patatas (cocidas), pimientos, lechuga, espárragos, calabaza, apio, remolacha, brócoli, espinacas y guisantes.

Algunos de los beneficios de la dieta BARF para perros es que utilizamos menos cereales, grano y carbohidratos en general que las croquetas, ajustándonos así más a las necesidades nutricionales. Algunas personas que ya les están dando este tipo de alimento a sus perros aseguran que los excrementos se reducen en tamaño y no desprenden un olor tan desagradable.


Algunas desventajas de las dietas es que puede estar desequilibrada, puede faltar algún nutriente necesario o puede ingerirse demasiada cantidad de otros. Si no tienes higiene en la preparación del alimento puede haber bacterias que ocasionen problemas gastrointestinales. Los huesos en las dietas BARF para perros se dan crudos y normalmente no hay ningún problema. No obstante, nunca se está libre de accidentes (se podría llegar a quebrar un diente, quedarse atorado en tracto digestivo, etc) por eso algunos prefieren triturar o moler los huesos.


Si quieres ofrecerle la dieta, pero te da pánico el pensar en los huesos, puedes retirarlos del menú, solo busca un alimento que sea una fuente rica de calcio y cepilla los dientes de tu mascota continuamente.

Featured Posts